//
estás leyendo...
Belleza y bienestar, Portada

¿Alzheimer? ¿Parkinson?… Y después del diagnóstico, ¿qué?

A lo largo de mi trayectoria profesional en el campo de cuidados a personas mayores, he escuchado en muchas ocasiones la misma pregunta: ¿y ahora qué? Generalmente llega después del diagnóstico y lleva implícitas muchas cuestiones y una dosis de desesperanza, miedo y angustia. Entre las cuestiones que generalmente engloba, está la duda de la familia sobre  cómo darle los mejores cuidados.

Más allá del sostén emocional, la empatía y espacio necesario para poder “descargar” todo el miedo y sufrimiento y la recomendación transversal de “amor y humor”, no hay una sola respuesta para esta pregunta: hay numerosos factores a analizar para poner en marcha respuestas que frenen en la medida de lo posible el deterioro y en pro de la rehabilitación siempre que sea posible la misma. Del mismo modo que el deterioro provocado por la edad  unido a una patología limitante (Alzheimer, Parkinson, deterioro cognitivo ligero, “demencia senil”, etc.) es un proceso multicausal, la respuesta a cómo darle los mejores cuidados tiene que ser personalizada y adaptada a la situación de esa persona, pero en todos casos, debe ser una respuesta interdisciplinar.

Efectivamente, por regla general, las dificultades aparecen y se relacionan unas con otras; este hecho, unido a la situación de estrés emocional que viven los cuidadores y la falta de conocimientos especializados en la materia,  complican la tarea de tan siquiera identificarlas.

Entonces ¿qué se puede hacer? El objetivo es la rehabilitación de aquellos aspectos que sea posible recuperar, o el mantenimiento / retraso del deterioro, en los aspectos en los que no lo sea. Para la tranquilidad de estar dando los mejores cuidados, es necesario ponerse en manos de especialistas que trabajen aunando esfuerzos, valoraciones, objetivos, y estrategias.

Las intervenciones profesionales deben promocionar la autonomía de los cuidadores para que puedan dar la mejor atención, valorando y explicando la situación de la persona y enseñando los cuidados concretos que deben realizar (qué y cómo).

La evolución de la enfermedad de Alzheimer, así como la de otras enfermedades neurodegenerativas, es distinta en cada persona, tanto en lo que se refiere a las manifestaciones como al ritmo de avance de la misma, por eso, el punto de arranque necesario en la mayoría de los casos, es proceder a una valoración interdisciplinar que arroje luz sobre el estado real de la persona. Conocer en profundidad y desde diferentes ángulos, para que los cuidados que se le presten sean específicos a sus necesidades y vayan más allá.

Una vez realizada esa valoración, se debe establecer un plan de cuidados específico que puedan realizar sus cuidadores principales en el que no se puede perder jamás de vista los gustos, preferencias, creencias, etc. de la persona con la que se trabaja. La sensibilidad es una aptitud profesional. Muchas familias se organizan para poder ayudar a la persona mayor en la realización de  las conocidas como “Actividades Básicas de la Vida Diaria” o ABVDs (alimentación, vestido, ducha, higiene personal, etc.) o en los casos en que se lo pueden permitir, contratan a un cuidador o auxiliar de geriatría. No obstante, en la realización de esas tareas intervienen aspectos físicos, psicológicos, sociales y funcionales y la realización de las mismas y lo que las rodea, debería estar personalizada al máximo.

Antes aún del deterioro de las ABVD´s, suelen verse afectadas las Actividades Instrumentales de la vida diaria instrumentales (AIVD) –entendiendo estas por las que se asocian a tareas que requieren la capacidad de tomar decisiones y resolver problemas de la vida diaria- y las Actividades de la Vida Diaria Volitivas (AVDV) –implicadas en el trabajo y ocio de la persona-, las cuales pueden aportar significativamente aspectos positivos en el desarrollo cognitivo, emocional y conductual de la persona..

El principal problema es el desconocimiento sobre cómo aspectos psicológicos, físicos, sociales y funcionales pueden intervenir en la rehabilitación, el mantenimiento o el deterioro de una persona. Además, el deterioro de las personas mayores se sigue entendiendo, en gran medida, como algo a asumir sin saber que hay alternativas, más allá de la farmacológica, para “plantarle cara” a la situación de forma realista, procurando su mayor calidad de vida y la promoción de su autonomía (tanto de la persona mayor en la realización de las tareas, como de los cuidadores en sus apoyos).

Generalmente las dificultades aparecen y evolucionan juntas. Por ejemplo:

  • Las dificultades surgidas tras un accidente cerebro-vascular como la debilitación de los músculos faciales que pueden provocar como consecuencia babeo o dificultades en el habla, pueden llevar al rechazo a mantener relaciones sociales, aparición de rasgos de ansiedad y depresión, etc. Y podría ser interesante la intervención coordinada de un logopeda, un psicólogo y un trabajador social.
  • La pérdida de rangos articulares (movimiento en las articulaciones) puede llevar a la pérdida de autonomía en el vestido, posteriormente a la pérdida de autonomía en la alimentación, a aumentar el sedentarismo y con ello la fragilidad de la piel, etc., etc. Y puede requerir de la valoración y asesoramiento de profesionales de le fisioterapia, la enfermería y la terapia ocupacional.
  • El aumento en el deterioro de la memoria reciente y cuadros de desorientación temporo-espacial, pueden complicarse con dificultades en el lenguaje o quizás surja tos persistente con la ingesta de líquidos o ritmos intestinales irregulares, dificultad de control de azúcar, tensión, etc. y requirieran posiblemente el trabajo conjunto de enfermería y psicología.

Cada caso es diferente, pero generalmente, las dificultades no aparecen solas. 

 Para cuidados específicos y completos, es necesario un trabajo integral y coordinado. Analizar y conocer en profundidad para proponer y actuar.

En los centros residenciales se trabaja con esta herramienta (valoración interdisciplinar o valoración geriátrica integral VGI) para establecer un plan de cuidados individual y poder explicar al personal auxiliar los cuidados específicos para cada persona.

En Juntos, puedes ofrecemos valoraciones con diferentes profesionales en el domicilio, coordinadas por un gestor de casos para guiar y acompañar a su familia o cuidadores en el proceso, buscando la excelencia y personalización máxima de las atenciones. El objetivo es ayudar a cuidar.

Nuestros equipos multidisciplinares se crean ad hoc en función de las necesidades identificadas en una entrevista inicial que se concierta para conocer la situación y poder realizar una propuesta de intervención personalizada (qué profesionales valorarían, como sería, que aspectos formativos parecen necesarios trabajar, etc.).  Además, contamos con asesoría y gestoría especializada en la conocida como “ley de dependencia”, y también con un Servicio de Ayuda para la búsqueda de Centro Residencial.

Profesionales de la psicología, el trabajo social, la enfermería, la fisioterapia, la terapia ocupacional, dietética y nutrición o la logopedia.  Especialistas en la atención a personas mayores que trabajan de manera coordinada en los domicilios.

ID-100288905 (2)

Imagen Cortesía de Stuart Miles de FreeDigitalPhotos.net.

Acerca de ADP

Creo en la interdisciplinaridad sinérgica como clave de éxito en el trabajo gerontológico y condición sine qua non para un trabajo que tienda a la excelencia. Estoy graduado en Trabajo Social por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid y soy director de Centros de Servicios Sociales. Mi experiencia profesional se centra en el trabajo con personas en situación de dificultad. Intervención directa, actividades formativas, organización de eventos o a través de la coordinación de equipos y dirección de centros. Actualmente gestiono Juntos, puedes Apoyo especializado a personas mayores y su familia. A lo largo del camino he tenido la inmensa suerte de trabajar con grandes profesionales (de la psicología, la fisioterapia, la terapia ocupacional, la enfermería, etc.) de ellos he aprendido aspectos fundamentales de su intervención y a mirar con mayor apertura y globalidad. Además, a medida que pasan los días, recorro nuevos trechos que comparto con nuevos profesionales de los que aprender. Juntos, puedes es un sueño que lleva unos meses rodando y en donde tengo puestas muchas ilusiones. Ofrecemos servicios innovadores en el domicilio de las personas mayores para favorecer los cuidados específicos que reciben y con ello su calidad de vida. Además ofrecemos dos asesorías especializadas. El deterioro asociado a la edad es un hecho habitual y la posibilidad de trabajar en su rehabilitación y/o mantenimiento, también. Yo me encargo (www.yomeencargo.es) es un "micro-emprendimiento" que aporta liquidez y posibilita que siga con mi sueño adelante.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

DDDieta

DDDieta

Asesoramiento nutricional.

Paula Coto Translations

http://www.paulacototranslations.wordpress.com/

Traducciones de inglés, francés, italiano y portugués a español.

Words & Metrics: Connecting cultures!

Words & Metrics

Words & Metrics ofrece soluciones de marketing, comunicación e internacionalización.

Lo más leído

  • Ninguna
Últimas novedades y libros más vendidos

es_assoc_19-08-14_ultimas-novedades-libros_160x600

A %d blogueros les gusta esto: