//
estás leyendo...
Belleza y bienestar, Portada

El brócoli, un “superalimento”

En esta ocasión me gustaría hablaros de un alimento que me encanta, el brócoli. El brócoli es un alimento de gran riqueza en nutrientes:

  • Tiene propiedades anticancerígenas, potenciadas por su alto contenido en vitaminas, aminoácidos y minerales. Nos ayuda a detoxificar el organismo por su contenido en antioxidantes.
  • Además de en betacaroteno, es rico en vitaminas como la C, minerales como el zinc y el selenio, y ácidos grasos omega 3, lo que nos ayuda a presentar una piel luminosa, joven  y brillante.
  • Precisamente su alto contenido en zinc, permite un buen funcionamiento de la próstata.
  • Por su riqueza en fibra, resulta ideal, para personas que tienen problemas de estreñimiento así como para el control de los niveles de colesterol y triglicéridos.
  • La presencia en su composición de zeaxantina y betacaroteno, y su contenido en vitamina A, lo convierten en un aliado de la salud ocular.
  • Es un alimento rico en calcio y fitoestrógenos, lo que lo hace un complemento ideal en las dietas de mujeres que se encuentran próximas a la menopausia. En este mismo sentido, además, contiene sustancias que protegen nuestros cartílagos, ayudan al mantenimiento y formación de nuestros huesos y “apagan” los procesos inflamatorios.
  • Su alto contenido en ácido fólico, lo hace un aliado indiscutible en la alimentación durante todo el embarazo.
  • Y a pesar de poseer una gran cantidad de nutrientes, su contenido calórico es muy bajo, por lo que resulta un complemento ideal en las dietas.

En definitiva… ¿cómo resistirse a este superalimento? La recomendación es consumir una taza de brócoli entre dos y tres veces a la semana.

¿Cómo consumirlo? Una de mis formas preferidas de tomar brócoli es en licuado. A continuación te dejo mi receta favorita para que lo pruebes (las cantidades son para dos personas):

  • Una taza de brócoli fresco.
  • ½ pepino pequeño (sin pelar).
  • Dos o 3 manzanas (no harinosas).
  • Dos ramitas de apio.
  • Una rodaja de ½ cm de jengibre.

Antes de hacer el licuado, dos recomendaciones: una es lavar bien la verdura y la otra beberlo inmediatamente; no lo prepares si lo vas a tomar dentro de una hora, porque perdería propiedades. Te sorprenderá la mezcla de sabores: refrescante, dulce y algo picante.

¡Espero que te guste! Si necesitas más recetas, contáctame en http://www.DdDieta.com.

http://www.DdDieta.com

 

 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

DDDieta

DDDieta

Asesoramiento nutricional.

Paula Coto Translations

http://www.paulacototranslations.wordpress.com/

Traducciones de inglés, francés, italiano y portugués a español.

Words & Metrics: Connecting cultures!

Words & Metrics

Words & Metrics ofrece soluciones de marketing, comunicación e internacionalización.

Últimas novedades y libros más vendidos

es_assoc_19-08-14_ultimas-novedades-libros_160x600

A %d blogueros les gusta esto: