Ángela Dobrowolski
Ángela Dobrowolski FOTO - Europa Press
Comparte

Ángela Dobrowolski, procesada por intento de asesinato a Josep María Mainat, insiste en su inocencia

Ángela Dobrowolski, exmujer de Josep María Mainat, ha regresado este viernes a los juzgados de Barcelona, donde el juez le ha comunicado oficialmente el auto de procesamiento por intentar asesinar al productor en julio de 2020, al ver indicios de delito tras concluir la investigación.

Con un llamativo pelo color naranja fosforito, tarde y en patinete; así ha sido la llegada de la alemana a su cita con la justicia confesando estar “tranquila” e insistiendo en que ha sido “coherente” y “constante” en su versión en estos dos años.

Dos horas después y tras acogerse a su derecho a no declarar ante el juez al conocer que será juzgada por intento de homicidio o asesinado en grado de tentativa y otro por revelación de secretos – al acceder al correo electrónico de Mainat y descubrir que la quería dejar sin su millonaria fortuna tras su divorcio – Ángela se ha sincerado con la prensa, insistiendo una vez más en su inocencia.

– CHANCE: ¿Cómo ha ido la declaración?

– ÁNGELA: Al final lo consideramos adecuado no declarar ya que mi declaración no ha cambiado en nada, ni un punto, ni una coma, ni una i. Además hay pendiente un recurso para archivar la causa, pero repito que mi versión de los hechos no ha cambiado en nada porque es un relato de los hechos.

– CH: Es tu relato que esa noche, esa madrugada, tú le ayudabas y no había intención de matarlo como asegura la acusación.

– ÁNGELA: Bueno, está vivo a día de hoy.

– CH: ¿Pero esa noche qué pasó?

– ÁNGELA: Exactamente lo que expliqué. Hubo diversas versiones, percepciones o directamente falsificaciones de los hechos y de la información que estaba disponible. ¿Por qué llegó a la prensa una versión errónea? Creo que eso será para momentos más adelante, pero de momento yo tengo de parte mía nada que añadir, nada que matizar y mi testimonio no ha cambiado en ningún segundo.

– CH: ¿Mantienes que lo que le administraste esa noche fue Saxenda y otro producto?

– ÁNGELA: Fueron en total cuatro productos y esto lo he detallado. En ningún momento he ocultado nada y él tuvo receta y no tuve ninguna razón para algo que podría perjudicar, y lo que haya podido tomar a parte de lo que le haya dado yo, sobre eso no tengo control ni conocimiento. Yo nunca le he dado insulina, nunca ha habido insulina en nuestra casa. Lo que hacía mi ex marido a solas no lo sé.

– CH: ¿Tú sigues manteniendo que le salvaste la vida?

– ÁNGELA: Yo creo que eso es un hecho indiscutible.

– CH: ¿Cuánto tiempo pasa desde que él se pone mal hasta que tú llamas al servicio de emergencias? ¿Pasan tantos minutos como dicen los investigadores o no pasan tantos?

– ÁNGELA: Cuando yo me entero que él está mal pasan aproximadamente dos minutos y medio. El único retraso que hubo, el único, y yo tuve mala conciencia por ello fue por el segundo shock. Cada persona que haya estado en esa situación, que haya tenido que atender a una persona en una situación en la que le induce pánico, tiene un shock y ese fue el único retraso.

– CH: Se apoya el juez en el tema de las cámaras que te ve mucho entrar y salir y que eso consta en las actuaciones. Creen que ahí pudiste coger la insulina.

– ÁNGELA: Bueno, la insulina la puedo coger en una salida, ¿vale? A ver, una noche habitual en la casa de Mainat eran muchos viajes a la cocina y no solamente por parte mía porque no habéis visto las grabaciones de Josep María de cuantas veces iba a la cocina.

– CH: Ahora la relación con su ex marido, ¿cuál es?

– ÁNGELA: Ninguna, cero.

– CH: Me gustaría saber dónde has estado todos estos días y si te has presentado en una comisaría. ¿Has quebrantado la orden de alejamiento de Mainat?

– ÁNGELA: He estado en comisaría por, digamos, casualidad* Cosas de la vida. No quebranté la orden, pero me comporté mal. Salí en patinete y el trozo del portal a la calle, lo crucé conduciendo el patinete, cosa que no se debe hacer y me disculpo públicamente por ello. Me vio una patrulla de la Guardia Urbana y me detuvieron, y después me llevaron a la comisaría y de ahí me dejaron ir.

– CH: Por tanto, en la instrucción continúa abierta a expensas de ese recurso presentado. Por tanto, no hay imputación formal.

– ÁNGELA: No, todavía no. Yo estoy siendo ahora investigada, pronto hará dos años. Desde entonces no he visto ni vivido con mis hijos* Visitas super revisadas bajo el microscopio en condiciones de laboratorio que no están a la altura de llamarse relación madre e hijo como cualquier madre estará de acuerdo. Esto es una medida cautelar por si acaso que está dejando un impacto y un daño duradero para siempre en la vida de mis hijos y en la mía. Yo pido y exijo una revisión de esta práctica, de las leyes que posibilitan eso y que las personas responsables que hayan iniciado y decidido esto, tomen responsabilidad.

– CH: ¿Cada cuánto estás viendo a tus hijos ahora?

– ÁNGELA: De momento nada* Cuando estaban reguladas, me permitían una vez a la semana.

– CH: ¿Y ahora?

– ÁNGELA: Ahora hemos suspendido este régimen de visitas primero por parte mía porque al principio lo acepté y lo cumplí sabiendo que es perjudicial para mis hijos, pero por su bien. Cuando la situación era indiscutiblemente perjudicial para mis hijos, teniendo que presenciar la degradación total de la imagen de lo que es una madre decidí basta, ya no más porque esto es una medida con un poder excesivo que decide el padre. En un divorcio se le ha dado un poder excesivo a uno de los conyugues.

– CH: ¿Cuándo fue la última vez que los vio a sus hijos?

– ÁNGELA: Antes de Navidad y yo he denunciado a este régimen ilegítimo, no justificado y perjudicial para mis hijos para poner a la otra parte bajo presión y estoy esperando al caso deseable, pero improbable que en algún momento le caiga la cara de vergüenza porque no deja ver a esos niños a su madre.

– CH: Decías que te ves en una situación en la que estás casi obligada a robar en supermercados por tu situación económica. Mainat no está cumpliendo con el acuerdo económico que la cantidad era bastante razonable.

– ÁNGELA: Yo llegué a una situación de emergencia económica en el año 2020. En el año 2020 yo me encontré bajo una ofensiva de la otra parte que incluía la estrangulación económica por motivos obvios de la estrategia de divorcio. A parte de ello, yo no tuve un sustento mínimo para sobrevivir sin embargo yo estaba en guerra, yo también estaba luchando por mis hijos y estaba luchando como he podido. Hasta que no hubo decisión del juez, no pagó nada y estas fueron sus palabras el día que se llevó a mis hijos. Hasta que no me lo ordene un juez, no te volveré a pagar nada.

– CH: ¿Podemos saber cuánto le está pasando al mes el señor Mainat para vivir?

– ÁNGELA: Ahora el número que estaba publicado en la prensa ya, pero lo que no sale en la prensa es que estoy embargada a causa de costas judiciales. Yo tenía una deuda de más de 50.000 euros por unos hechos que yo no he producido activamente, es decir, yo no he montado un negocio y lo he arruinado, no me he ido de fiesta los diez últimos años* Son 4100 euros de los cuales yo veo el salario mínimo.

– CH: ¿Cómo sobrevives entonces?

– ÁNGELA: Una es humilde y espabilada, más le vale. Me estoy volviendo a preparar para terminar la carrera de medicina. Quiero terminarla, sería una victoria para la otra parte si lo dejo.