Bombazo en el tenis femenino
Bombazo en el tenis femenino FOTO - Europa Press
Comparte

La australiana Ashleigh Barty, triple campeona de ‘Grand Slam’ y actual número uno del mundo, se retira

La australiana Ashleigh Barty, actual número uno del mundo de la WTA y triple campeona de ‘Grand Slam‘, anunció este miércoles de forma sorpresiva su retirada del mundo del tenis a punto de cumplir 26 años para “perseguir otros sueños” y poder disfrutar de una vida alejada del deporte.

“Me retiro del tenis. Estoy tan feliz y tan lista, sé que el momento, en mi corazón y para mí como persona, es el correcto. Estoy muy agradecida por todo lo que me ha dado el tenis, que me ha dado todos mis sueños y más, pero sé que ahora es el momento de alejarme y perseguir otros sueños”, aseguró Barty en un vídeo en ‘Instagram’ donde es entrevistada por la extenista y excompañera de dobles Casey Dellacqua.

La de Queensland, que el 24 de abril cumplirá 26 años, ganó el pasado mes de enero el Abierto de Australia, su tercer ‘grande’ tras Roland Garros en 2019 y Wimbledon en 2021, y llevaba en el número uno 114 semanas consecutivas, la cuarta racha más larga de la historia tras las de Steffi Graf y Serena Williams (186), y Martina Navratilova (156), y un total de 121. La australiana deja la carrera deportiva con 27 títulos, 15 en individuales y 12 en dobles.

“Es la primera vez que lo digo en voz alta y, sí, es difícil de decir. Ya no tengo el impulso físico, el deseo emocional y todo lo que se necesita para desafiarte a ti mismo en el más alto nivel. Estoy agotada”, confesó Barty en declaraciones recogidas por la web de la WTA.

La oceánica recalcó “cuánto trabajo se necesita para sacar lo mejor de ti mismo” y cree que ya lo ha dado todo. “Físicamente, no tengo nada más que dar. Le he dado absolutamente todo lo que tengo a este hermoso deporte del tenis, y estoy muy feliz con eso. Para mí, ese es mi éxito”, admitió.

Barty ya tuvo un parón de casi dos años en su carrera cuando era joven, en 2014, pero lo hizo “con un sentimiento muy diferente”. “Estoy muy agradecida por todo lo que el tenis me ha dado. Me ha dado todos mis sueños, y más, pero sé que ahora es el momento de alejarme y perseguir otros sueños y, sí, de dejar la raqueta”, insistió.

En este sentido, apuntó que su triunfo en Wimbledon le cambió “mucho como persona y deportista”. “Era mi sueño, el único verdadero sueño que quería en el tenis y eso realmente cambió mi perspectiva. Tenía ese presentimiento después de Wimbledon y había hablado mucho con mi equipo al respecto. Solo había una pequeña parte de mí que no estaba del todo satisfecha. Hubo un cambio de perspectiva en mí en la segunda fase de mi carrera, que mi felicidad no dependía de los resultados”, añadió.

Y su inicio de 2022 no pudo ser mejor, con su triunfo en el Abierto de Australia, el primero de una jugadora del país en 44 años. “Para mí, lo siento como mi manera perfecta de celebrar el increíble viaje que ha sido mi carrera en el tenis. Ahora, quiero perseguir otros sueños que siempre he querido hacer”, afirmó.

“Sé que es posible que la gente no lo entienda, pero eso lo llevo bien porque sé que para mí, Ash Barty, la persona, tiene tantos sueños que quiere perseguir que no necesariamente implican viajar por el mundo, estar lejos de mi familia, de mi hogar, que es donde siempre he querido estar. Es donde he crecido”, prosiguió.

De todos modos, Barty no escondió que esta retirada “da miedo” y que “nunca” dejará de sentir pasión por su deporte, que será siempre “una parte importante” de su vida. “Pero ahora creo que es importante poder disfrutar la siguiente fase de mi vida como Ash Barty como persona, no como Ash Barty como deportista”, sentenció.