Carlos Henrique Casemiro eufórico tras la remontada
Carlos Henrique Casemiro eufórico tras la remontada
Comparte

Casemiro justifica la actitud de su compañero

El centrocampista del Real Madrid Carlos Henrique Casemiro ha asegurado que no se pueden “fiar” del Chelsea a pesar de llegar este martes al partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones en el Santiago Bernabéu con el 1-3 de ventaja de la ida, y ha afirmado que pitar al galés Gareth Bale es “pitar a la historia” del club blanco.

“Cuando se pita a un jugador, se pita a todos nosotros. El fútbol es opinión, pero yo no estoy de acuerdo. Tenemos que apoyarle. Pitar a Bale no me gusta, es un jugador histórico de este club, que ha hecho goles importantes. Cuando se pita a un jugador así, se pita a la historia de este club”, declaró en rueda de prensa.

Así, el brasileño apeló a centrar todos los esfuerzos en apoyar al equipo este martes. “Mañana tenemos que encarar un partido muy difícil, aunque hicimos los 90 mejores minutos de la temporada el otro día. Pero después de las palabras de Tuchel no nos podemos fiar. Quiero pedir el apoyo de la afición, porque sabemos que va a ser muy difícil; es el actual campeón de la ‘Champions’, tiene nuestro respeto. La afición mañana tiene que darlo todo junto a nosotros”, afirmó.

“No podemos hablar de nuestras armas, porque damos de comer al rival. No nos fiamos nada de ellos. Contamos con nuestra afición y nuestra casa. El mejor pasará la eliminatoria. El campeón del año pasado tiene todo nuestro respeto”, prosiguió.

Sobre la posibilidad de conquistar un doblete de LaLiga Santander y ‘Champions’ este curso, Casemiro fue cauto. “Cuando se trata del Real Madrid siempre se habla de ganar todo. Antes de empezar la temporada, todo el mundo firmaba estar 12 puntos por delante en LaLiga y en cuartos de final de ‘Champions’. Toca lo más importante y lo más difícil”, subrayó.

También recalcó que “el Real Madrid es la exigencia más grande del mundo”. “Nos tenemos que mantener en nuestra línea de ganar títulos y partidos. La clave de todo es el equilibrio”, dijo. “La clave de esto es el escudo, este club vive de esto, de ganar partidos imposibles, partidos en los que nadie cree. Aunque la gente no lo crea, hasta el final, vamos, Real”, expresó.

“BENZEMA ES EL JUGADOR MÁS IMPORTANTE PARA NOSOTROS A DÍA DE HOY”

En otro orden de cosas, el centrocampista madridista no quiso desvelar si cree que el equipo es más sólido con cuatro jugadores en el mediocampo. “Cuando juegas con Fede tienes un sistema de juego, con Asensio otro… Pero todos queremos ganar. Eso hay que preguntárselo al míster, que es un señor y entiende mucho de esto”, señaló, antes de hablar de su posible sustituto.

“No hay sustituto de Casemiro, no hay sustituto de Luka Modric, no hay sustituto de Toni Kroos… Cada jugador tiene sus características. No hay muchos parecidos, pero el otro día Fede y Camavinga demostraron que son jugadores importantes en la plantilla, y para ganar títulos todos son importantes”, continuó.

También se deshizo en elogios hacia el delantero francés Karim Benzema. “Lo único que ha cambiado de Karim en los últimos años son los goles. Entiende el juego. Vosotros veis solo el gol, los 90 minutos, nosotros lo vemos todos los días en los entrenamientos. Es historia de este club. Queremos seguir disfrutando del jugador que es, el jugador más importante para nosotros a día de hoy”, manifestó.

Por último, cuestionado por su confianza con los árbitros, a los que se dirige por su nombre de pila, Casemiro explicó que se trata de una cuestión de “respeto”. “Es respeto por los árbitros. Todo el mundo defiende su trabajo, yo defiendo al Madrid. Los árbitros quieren hacer lo mejor, no quieren fallar. Yo tengo los valores que mi madre me ha dado”, apuntó, antes de concluir valorando la quinta tarjeta amarilla vista ante el Getafe.

“Lo que pasa en el campo, se queda en el campo. No debería haber recibido esa tarjeta por protestar, es fallo mío. Hay veces que hay controlarse, y hacerlo dentro del campo es difícil”, finalizó sobre la cartulina que le impedirá jugar ante el Sevilla en el Sánchez-Pizjuán.