Hoy en día, es cada vez más importante la identidad corporativa de un negocio. La imagen que queremos proyectar de nuestra empresa es vital para que el efecto en el público receptor sea positivo y se consiga un refuerzo de nuestra marca en las personas que pasen por delante de nuestro establecimiento. La ciudad está repleta de carteles, luminosos, rótulos y lonas de fachada con diferentes mensajes que intentan la captación por parte del público que lo visualiza y conseguir ganar clientes ya sean para una tienda de alimentación, una proyección audiovisual, un destino donde viajar o un mensaje político que ofrecer a los votantes de un partido político. Las calles son un auténtico escaparate de imagen corporativa pero no siempre se acierta con lo que se quiere promocionar o publicar. Hay que tener claro un plan de acción para que nuestro negocio sea próspero a través de una buena y bien posicionada imagen corporativa.

¿Por qué es importante la imagen corporativa de un negocio?

Carta de presentación

La imagen corporativa de un negocio es la carta de presentación de nuestro establecimiento. Es lo más parecido a una primera impresión cuando vamos a una entrevista de trabajo o cuando alguien accede a nuestro perfil de linkedin para tener una idea sobre nuestra experiencia. Tenemos que ser conscientes de que un rótulo bien hecho será parte del camino realizado para ganar clientes o fidelizar a los que ya tenemos.

Identificación con el cliente

La imagen corporativa de una empresa busca vender pero para eso, se requiere que la marca se identifique con el cliente y este pueda sentir que esa marca empatiza con sus sentimientos y con sus necesidades.

Valores emocionales

Las empresas que llegan a través de su imagen corporativa a la parte psicológica de sus clientes son las más poderosas del mercado dentro de su sector por lo que es de vital importancia crear una identidad corporativa que seduzca emocionalmente al público.

Humanización de la empresa

Hacer una marca humana es crear a través de la identidad corporativa unos valores que hacen que el público objetivo reciba esa marca como una de sus favoritas frente a una competencia lejana y ajena al público receptor. La cercanía a través de un rótulo o cartel será clave para que tu empresa triunfe y destaque entre las demás.

Transmite fuerza y seguridad

La imagen corporativa de una empresa a través de un rótulo o una lona publicitaria en una fachada aporta a la empresa un rasgo de seguridad y fuerza frente a su competencia. No es lo mismo pasar por una tienda de alimentación que no ha cambiado el rótulo del negocio anterior y que nada tiene que ver a lo que se ofrece actualmente. El receptor necesita identificar un mensaje a través de un rótulo, cartel o lona por lo que debe ser llamativo y a la vez directo e informativo.

Recuerda que una buena lona para cubrir una fachada en la que nos anunciemos, un cartel luminoso o un rótulo que ofrezca una imagen corporativa bien hecha, será clave para que nuestra empresa alcance la notoriedad deseada y su posicionamiento sea el buscado por la empresa.