Pablo y Juan Urdangarin
Pablo y Juan Urdangarin FOTO-Europa Press
Comparte

Pablo y Juan Valentín, ejemplo de unión y complicidad tras la interrupción matrimonial de sus padres

Ya lo anunció Pablo Urdangarín y ahora lo ha demostrado. La difícil situación familiar que desató la publicación de unas imágenes en las que Iñaki Urdangarín aparecía disfrutando de un paseo por la playa acompañado de Ainhoa Armentia y que provocó el anuncio de la interrupción matrimonial de su padre, no iba a cambiar nada en el seno familiar ni hacer estragos en sus relaciones fraterno filiales.

Pablo Urdangarín, que -al igual que su padre- se dedica al balonmano y desarrolla su carrera deportiva en Barcelona, fue el primero de la familia en ofrecer unas declaraciones públicas acerca de la situación familiar que estaban atravesando. En ellas destacó “Todos estamos tranquilos, todos nos vamos a querer igual o sea que ya está. No hace falta nada más”. Y así ha sidho. Mientras esta semana se hacían publicas las primeras imágenes de la infanta Cristina tras el anuncio de su interrupción matrimonial, y podíamos verla sola en el aeropuerto de Suiza luciendo aún su alianza de casada, sus dos hijos mayores hacen gala de la buena sintonía que mantienen.

Juan Valentín, el primogénito de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarín, fue uno de los espectadores de excepción en la grada del pabellón en el que Pablo ha disputado su último encuentro. Tras varias semanas sin tener entre los espectadores a un familiar, Pablo contó en su encuentro en Nava de la Asunción (Segovia) con el incondicional apoyo de su hermano mayor.

Orgulloso de su hermano, al que animó y jaleó, Juan Valentín no dudó en expresar la satisfacción que le producen los éxitos cosechados por Pablo: “Él hace lo suyo muy bien, como lo tiene que hacer, y ya está”, afirmó. A pesar de que Pablo está afincado en Barcelona y Juan Valentín reside en Madrid, los hijos mayores de la Infanta Cristina e Iñaki Urdagarín aprovechan toda ocasión que se les presente para disfrutar de tiempo juntos. En esta ocasión, pudimos ser testigos de cómo los sobrinos del Rey Felipe VI se han convertido en todo un ejemplo de unión y complicidad ante la adversidad familiar.