La Reina Sofía
La Reina Sofía FOTO - Europa Press
Comparte

La Reina Sofía cumple con su tradicional cita con el Cristo de Medinaceli y se da un baño de multitudes

No estaba previsto en la agenda oficial de Casa Real, pero la Reina Sofía ha cumplido este viernes por sorpresa con una de tras tradiciones más queridas para la Familia Real, y en la que en años anteriores hemos podido ver al Rey Felipe, a la Infanta Elena e incluso a la Reina Letizia cuando todavía era Princesa de Asturias, el besapiés del Cristo de Medinaceli.

Un acto que tiene lugar el primer viernes del mes de marzo en la Basílica de Jesús de Medinaceli, situada en el centro de Madrid – muy cerca del Congreso de los Diputados y del Paseo del Prado – y que la Reina Emérita no se ha querido perder tras su ausencia obligada por la pandemia del Covid el año pasado.

Sonriente y recibida por el numeroso público congregado a las puertas de la Iglesia con aplausos y con ‘¡vivas!’, Doña Sofía ha cumplido con la tradición y, después de posar con algunos de los miembros de la Hermandad de Medinaceli, ha entrado al templo para presentar sus respetos al Cristo, con el que se ha reencontrado dos años después.

Más juvenil que nunca y haciendo un guiño al color de la Archicofradía – el morado – la Reina Emérita ha lucido pantalón recto y blusa estampada en dicho tono, que ha combinado con una elegante blazer de terciopelo negro, botines de cómodo tacón y varios collares con cierto toque hippy de los que siempre le gusta lucir.

Haciendo gala de su cercanía y dándose un baño de multitudes, Doña Sofía no ha dudado en saludar a algunas de las personas que la vitorearon y aplaudieron durante su visita al Cristo de Medinaceli, demostrando con la mejor de sus sonrisas lo feliz que está con el cariño que le demuestra el pueblo en cada una de sus apariciones públicas.