Julián Contreras
Julián Contreras FOTO - Europa Press
Comparte

Julián Contreras nos habla del éxito de su última novela

Julián Contreras está viviendo un momento de lo más especial en su vida tras la publicación de su primer libro ‘Artesanales’ y ahora solamente piensa en seguir adelante en el mundo de la escritura. Hemos hablado con él y lo cierto es que se ha abierto en canal y se ha mostrado más sincero que nunca.

El hijo pequeño de Carmina nos ha confesado su deseo de seguir escribiendo y poder vivir de la escritura, aunque la sociedad no le acepte como escritor: “yo, por suerte, siempre he sido una persona bastante inquieta, que he tenido ganas e ilusión por hacer cosas nuevas y, desde luego, pretendo que sea un porcentaje importante o muy amplio de todo lo que yo haga”.

También nos ha revelado por qué ninguna editorial quiso publicar su último libro: “hay una parte previa en la que yo no encontré manera de publicarlo por ser un hombre que había escrito un libro de un género que es cierto que está reinado por mujeres”.

Recuerda el estigma que hay entorno a la literatura erótica y relata cómo ha recibido mensajes para cambiar la portada de su libro: “he recibido mensajes incluso de que me han preguntado si había versión del libro sin las portadas”. Julián considera que tiene un método muy maniático a la hora de escribir: “eso es horrible. Yo, además, soy muy maniático, no me gusta escribir de día, si escribo apoyado en la mesa. Me calzo, me pongo una chaqueta. Mi proceso es horrible y hay días que son más amplios y más generosos y días que son más breves”.

El hijo de Carmina Ordóñez nos ha adelanta que habrá segunda parte del libro y espera ser capaz de escribir una tercera: “seguro, duología porque el segundo lo tengo, la trilogía voy a intentarlo. Dos sí, tres, esperemos. El dos, con suerte, en navidad lo tendremos aquí” y descarta haberse inspirado en sí mismo o en sus experiencias a la hora de escribir la novela: “es imposible que no tenga nada de ti, pero no está basado en mí, no es biográfico. Para mí, el desafío era hablar de algo que yo no hubiese vivido, de personas que no existen y que cuando alguien lo lea, todo eso le resulte real, creíble, sensual y todo lo que pueda provocar el libro”.

Julián también reconoce que su madre no habría leído este libro: “he hablado mucho de esto con mi padre, es inevitable. La verdad es que creo que no lo habría leído, creo que no. No la habría leído, pero habría hablado del libro a todas horas, mi madre tenía un poco esa genialidad, muchas veces no se involucraba en algo, pero lo contaba con una pasión hubiese llevado gorras y camisetas. Dudo que lo hubiese abierto por pudor o no sé. Creo que le hubiera gustado mucho”.

Eso sí, sobre si se lo ha podido dejar a su padre para que lo lea antes, reconoce que no: “mi padre vive conmigo y es muy difícil, no le puedo leer este libro, eso es inviable, no es ese tipo de libro. Sí que le voy enseñando un poco las reseñas que hoy en día hay gente que hace reseñas y está feliz, está maravillado con lo que está ocurriendo, no nos lo esperábamos ninguno”.

Por otra parte, hablamos de su vida privada y nos reconoce que él no ha sido de tener parejas y encima ha tenido que vivir rodeado de rumores que no han sido fáciles para él: “yo no he sido de parejas. Eso me ha granjeado muchos problemas, en ausencia de una pareja significaba que yo tenía una orientación sexual que ocultaba también crecer con eso no es del todo cómodo. Nada más lejos de la realidad” a pesar de esto, asegura que es muy intenso en el amor: “desde luego la que me gusta, me gusta de verdad, me gusta mucho. No he sido una persona que haya tenido pareja, no tengo ese concepto de la relación así que me he dedicado a vivir con las penosas que han querido vivir conmigo”.

Algo que ha querido dejar muy claro Julián, una vez más, es que nadie le ha regalado nada de lo que tiene en su vida: “A mí no me lo han regalado, que no se confunda nadie, ni el apellido, ni esto ni lo otro, a mí no me ha funcionado nada, ha sido un terreno muy quebradizo, arenas movedizas y esto ya ha sido otra cosa”.