Francisco Rivera habla sobre los problemas de salud de su hermano - FOTO EUROPA PRESS
Francisco Rivera habla sobre los problemas de salud de su hermano - FOTO EUROPA PRESS
Comparte

Francisco Rivera responde con la más absoluta de las indiferencias a los duros ataques de su hermano Kiko

Después de varios meses alejado del foco mediático, Kiko Rivera reaparecía este sábado en el ‘Deluxe’ con una entrevista muy esperada y, más conciliador que en sus últimas declaraciones, admitía sus errores con su madre y su hermana y se mostraba más que dispuesto a hacer lo que esté en su mano para obtener el perdón de Isabel Pantoja y de Isa, con las que no tiene ningún tipo de relación y a las que confiesa echa mucho de menos.

Sin embargo, menos ‘pacífico’ se mostraba con Francisco Rivera, contra el que ha cargado duramente después de que el torero afirmase – al ver a la tonadillera sentada de nuevo en el banquillo de los acusados – que las “personas malas se merecen que les pasen cosas malas”.

“Yo sé cómo es mi madre, pero ‘picha’, es mi madre y somos hermanos. ¿Ni siquiera por mí? Y no es por meterme en nada, pero si nos ponemos a hablar de madres… Aquí ninguno se queda corto. Vamos a dejar a las madres tranquilas y a llevarnos todos bien” ha espetado Kiko a Fran, advirtiéndole que no diga “ni mu” de Pantoja porque sino “vamos a tener un problema de verdad”. “Que tu madre tampoco ha sido ejemplo de nada y lo sabe todo el mundo” añadía, visiblemente enfadado.

Además, el Dj confirmaba lo que hasta ahora todos suponíamos pero ellos se negaban a decir claro: no es que estén distanciados, es que no tiene ningún tipo roce con su hermano “por incompatibilidad de caracteres”, y que, a pesar de que si le viese por la calle le saludaría, su relación es completamente nula.

Unas durísimas declaraciones sobre las que le hemos preguntado a Francisco Rivera que, muy serio, ha dado la callada por respuesta, ignorando completamente la advertencia de Kiko para que deje de hablar de Isabel Pantoja porque sino él podría empezar a hablar de Carmen Ordóñez.