Gato violento
Gato violento
Comparte

Este gato arisco arremetió contra un perro que intentó beber de su cuenco de agua

La contable Mariia Ponomarenko, de 30 años, de Lviv (Ucrania), grabó a su gato Murem, de seis meses, bebiendo del cuenco de agua del perro.

Cuando la labradora Loona, también de seis meses, se acercó a la gata, Murem se aseguró de que la perra supiera mantener las distancias. La animosidad entre Murem y Loona se produce desde que se juntaron hace dos meses, y la cosa no parece nada alentadora para la pobre perra.

Mariia dijo: “La gata tiene su propio cuenco de agua, pero decidió beber del cuenco de la perra. Cuando la perra se acercó a ella, se abalanzó sobre Loona y empezó a sisear mientras custodiaba el cuenco. La gata ataca constantemente a la perra cuando intenta jugar. Esto lleva ocurriendo desde hace dos meses y, de momento, su relación no mejora”.