Gerard Piqué habla de Franco - FOTO EUROPA PRESS
Gerard Piqué habla de Franco - FOTO EUROPA PRESS
Comparte

Gerard Piqué habla claro en una entrevista

El capitán del FC Barcelona, Gerard Piqué, ha concedido una entrevista en el medio Skybet y ha hablado claro sobre temas de actualidad. Como es habitual en él, se ha mojado en temas espinosos y no ha rechazado ninguna pregunta. En este sentido, se mostró muy crítico con la Superliga, el campeonato paralelo a la Champions League y a la UEFA que grandes clubes como el Real Madrid, el FC Barcelona y Juventus League quieren crear.

También ha abordado la polémica alrededor de las comisiones y Luis Rubiales. En este sentido, el capitán azulgrana y el presidente de la Liga habrían mantenido conversaciones sobre el reparto de cuantiosas comisiones para llevar la Supercopa de España a Arabia Saudí. En este sentido, el catalán defendió su actitud y manifestó que no existía conflicto de intereses, pues su equipo no había obtenido ningún beneficio deportivo.

Sobre las críticas de sus relaciones con Arabia, Piqué ha utilizado la figura de Francisco Franco para justificar sus negocios con países que están lejos de ser una democracia: “Siempre he dicho que el fútbol y el deporte abren países. En 1966, con Franco, nos dieron el Mundial de 1982 y Franco era un dictador. Tenemos que darle la oportunidad a esa gente”.

Finalmente, el veterano futbolista tuvo tiempo de hablar de épocas pasadas. Repasó la época en la que Pep Guardiola y José Mourinho ocupaban los banquillos de FC Barcelona y Real Madrid: “En España fue muy duro. Recuerdo que la primera vez que vino al Camp Nou con el Madrid, después de ganar el triplete con el Inter, fue un golpe de realidad y perdió 5-0. En las ruedas de prensa estaba cada día presionando y quizá para Guardiola fue demasiado. No tenía nada que ver con el fútbol. En ese tiempo destrozó la forma en la que veíamos el fútbol, incluso la relación con los jugadores. Mourinho va a un jugador y si dice que alguien te odia, te lo crees. Iba a saludar a Iker (Casillas) y no me hablaba. Tuvimos que hacer un ejercicio entre los jugadores del Barcelona y del Madrid para restablecer las relaciones, volver a ser un buen vestuario y ganar”.