Isa Pantoja
Isa Pantoja FOTO-Europa Press
Comparte

Isa Pantoja reacciona, con contundencia, al acercamiento público de Kiko a su prima Anabel: “Muy falso”

Después de meses sin ningún tipo de relación y asegurando en diferentes entrevistas que ya no consideraba a Anabel Pantoja parte de su familia y que no quería nada con ella, Kiko Rivera sorprendía a propios y a extraños entrando en directo en ‘Sálvame’ hace unos días – con su prima presente en el programa – para proclamar, desde el balcón de su casa, su cariño por ella: “¡Te quiero! ¡Ven, que quiero verte ya!” le decía, escenificando públicamente su reconciliación con la infuencer, que se habría gestado tras el ingreso hospitalario de Bernardo Pantoja.

Una demostración pública de ‘amor’ fraternal que muchos han interpretado como un lavado de imagen de Kiko, cuestionado por todos en los últimos tiempos por sus durísimos ataques vía exclusiva a su hermana y a su madre. Así, consciente de que su reputación estaría por los suelos por la crueldad extrema que mostró con Chabelita y con Isabel Pantoja, habría ‘utilizado’ a Anabel para ganar enteros con el público.

Este jueves Isa Pantoja se ha sentado en ‘El programa de Ana Rosa’ y, como no podía ser de otro modo, se ha pronunciado sobre esta reconciliación pública entre Kiko y su prima, dejando claro que “no” se la cree. “Por parte de mi prima sí, pero por parte de mi hermano no”.

“Hace poco Anabel va a ver a mis sobrinas a su casa y mi hermano está en un cuarto y no tiene intención de verla ni hablar con ella y de repente sale al balcón y dice que tiene muchas ganas de verla… no me lo creo”, ha sentenciado Isa, confesando que las declaraciones de Kiko le pareció algo “muy falso por su parte”.

En otro orden de cosas, la hija de Isabel Pantoja ha asegurado no tener ni idea – ni tampoco una mínima sospecha – de los 28 minutos de conversación que va a desvelar ‘Sálvame’ en los que su madre se confiesa con un interlocutor del que por el momento se desconoce su identidad. Además, ha explicado que tampoco ha llamado a la tonadillera para preguntarle por este delicado asunto que la pone nuevamente en el punto de mira.