Jorge Javier Vázquez habla del Rey Juan Carlos
Jorge Javier Vázquez habla del Rey Juan Carlos
Comparte

Jorge Javier Vázquez anuncia inminente la muerte de su perro

El 2022 está siendo uno annus horribilis para Jorge Javier Vázquez. El presentador de Sálvame no sólo está viendo como su programa se hunde y los datos de audiencia son todavía peores, sino que también es está dando cuenta de que es un actor pésimo, pues en sus funciones de teatro no va nadie y muchas de ellas han sido canceladas para evitar una foto comprometida con la platea vacía. No son los únicos problemas.

El catalán también está sufriendo problemas personales. Ha explicado a través de su artículo habitual en Lecturas que uno de sus siete perros, Travis, está muy enfermo. En un primer momento, todo el mundo pensó que su vida corría grave peligro y era muy probable que en las próximas semanas o meses se fuera para siempre. Al final, el presentador catalán respiró tranquilo y todo fue un susto. Sin embargo, el animal no está bien y se acerca su desenlace.

“Le costaba respirar y necesitan mi firma para dormirlo. Parece que ha llegado ese momento que nadie quiere aceptar”. Al llegar allí todo cambió. “Vemos a Travis con tantas ganas de largarse del lugar y venirse con nosotros que somos incapaces de tomar la decisión final. Se está aferrando a la vida“, explicó Jorge Javier Vázquez.

En una publicación de Instagram, el comunicador ha explicado como conoció al animal y ha repasado, con nostalgia, muchas anécdotas de su vida: “De repente, te lo encuentras parado en cualquier lugar de la casa, inmóvil, preguntándote con esos ojazos qué le pasa. Por qué le cuesta tanto caminar. Pero ahí sigue. Me hace muy feliz que quiera seguir viviendo porque eso significa que no quiere decirnos adiós, que le gusta su plácida vida y que probablemente nos dará más sustos, pero que quiere seguir. Y nosotros con él”, ha escrito Jorge Javier en su cuenta de Instagram junto a una fotografía en la que su perro está tumbado en el suelo observándole mientras hace ejercicio en el gimnasio. “Qué angustia imaginar que en un momento podríamos dejar de verlo para siempre. Pero, por encima de todo, qué felicidad haber compartido tantos años de nuestras vidas con él”.