José Luis Rubiales viajó a Nueva York
José Luis Rubiales viajó a Nueva York
Comparte

Luis Rubiales y Andreu Camps, investigados por presuntas amenazas, coacciones y prevaricación contra clubes de Tercera

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 8 de Majadahonda (Madrid) ha incoado diligencias previas contra el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales Béjar; y el secretario general, Andreu Camps, y el directivo de dicho organismo Tomás González Cueto por un presunto delito de amenazas, coacciones y prevaricación ante la denuncia presentada por cinco clubes de la Tercera Categoría nacional.

Los clubes son la UD San Sebastián de los Reyes, DUX Internacional de Madrid, CF Rayo Majadahonda, RB Linense y Club Linares Deportivo, fundadores de la Asociación de Clubes de Fútbol de Tercera Categoría Nacional.

En la resolución, a la que ha tenido acceso Europa Press, el magistrado entiende que los hechos denunciados por los clubes “revisten los caracteres de un presunto delito de amenazas, coacciones y prevariación” y “presentan las características que hacen presumir la posible existencia de una infracción penal”.

Por ello, acuerda incoar diligencias previas, entre ellas la toma de declaración de los investigados Luis Rubiales, Andreu Camps y Tomás González Cueto.

Los hechos denunciados por los clubes, bajo la dirección del bufete Martínez-Echevarría Abogados, se remontan a la reunión convocada por la RFEF con los clubes que integran la Primera RFEF el pasado 10 de marzo, momento en el que los denunciados habrían, “haciendo uso de su cargos, engañado, amedrentado, amenazado y coaccionado de forma pública y notoria a los denunciantes con la finalidad de que estos renuncien al ejercicio de su derecho constitucional a la asociación y procedan de inmediato a la disolución de la Asociación de Clubes de Fútbol de Tercera Categoría Nacional, asociación legalmente constituida”.

Según informa la Asociación de Clubes de Tercera, los investigados “amenazaron a los denunciantes con la expulsión de la competición en la que militan, con la imposición de sanciones pecuniarias y denegarles el acceso a las ayudas financieras a las que tienen derecho y que gestiona la RFEF”, si, en el plazo perentorio de 48 horas, no procedían a la disolución de la Asociación de Clubes de Tercera Categoría Nacional (Primera RFEF) de la que son socios fundadores.

En la exposición de los hechos, se manifiesta en la denuncia que la única finalidad de los investigados era evitar que la “Asociación pueda de algún modo alcanzar acuerdos de patrocinio u otro tipo de ayudas financiera en beneficio de sus asociados y al margen de la RFEF y con ello poner en peligro los emolumentos y prebendas que disfrutan los denunciados”.

Y esto es así, acentúa la denuncia, “porque Rubiales percibe de la RFEF, además de su sueldo fijo, una cantidad adicional equivalente al 0,15% de la totalidad de los ingresos liquidados por cualquier concepto, excluidas las subvenciones públicas, por lo que cualquier cantidad canalizada fuera de la RFEF supondría un menor ingreso por Rubiales e, indirectamente, por el resto de denunciados”.