María Teresa Campos - FOTO EUROPA PRESS
María Teresa Campos - FOTO EUROPA PRESS
Comparte

María Teresa Campos lo explica en Diez Minutos

Hace tiempo que está lejos de las cámaras, los micros y los focos, pero sigue siendo una persona conocida, querida y valorada en el mundo de la televisión. Estamos hablando de María Teresa Campos. La mayor de las Campos ha cedido el protagonismo a la la siguiente generación, liderada por Terelu y Carmen Borrego y sólo de vez en cuando se presta a alguna entrevista. La última, en la revista Diez Minutos.

La revista publica una conversación informal y sincera con el colaborador de Sálvame, Kiko Hernández. La reina de las mañanas durante mucho tiempo ha repasado su vida personal y profesional y ha reconocido que un hombre también muy conocido en el mundo de la televisión y, en especial, de Telecinco, se le insinuó y le tiró los cejos. Estamos hablando del mismísimo José Ortega Cano, que actualmente está casado con Ana María Aldón.

Hay una parte de mi vida, que no es la de Madrid, de la que nunca voy a hablar por mis hijas. De mi marido y de cuando se quitó la vida. Cuando vine a Madrid fue como empezar a vivir ¡me puse las botas! Me puse al corriente en cuanto a relaciones“. Evidentmente, la frase que más llama la atención de la entrevista es la que Diez Minutos elige como titular: “Últimamente, Rocío Carrasco y yo estamos menos unidas pero antes los fines de semana estaban en casa“. No obstante, deja claro que “la quiero mucho”.

¿Tú sabes una cosa? Que me estás poniendo, y a mí no me ponen más que las mujeres que son muy mujeres”, le dijo José Ortega Cano a María Teresa Campos.

También tuvo palabras comprometidas contra el ex de su hija Terelu Campos, Pipi Estrada: “Pipi me costo dinero. Pagué 2,5 millones de pesetas (15.000 euros) por retirar unas fotos porque salía de una casa de putas e iba con una agarrada, como que se había echado una amiga allí“.