Marta Riesco acude a la Policía - FOTO EUROPA PRESS
Marta Riesco acude a la Policía - FOTO EUROPA PRESS
Comparte

Marta Riesco no puede más

Marta Riesco no puede más. Está agotada física y mentalmente. La campaña de acoso a la que está sometida por parte de los que se definen como feministas ha llegado hasta un punto inadmisible. La reportera de Ana Rosa Quintana se ha visto superada y no ha tenido más remedio que acudir a la Policía. “Pido por favor a la Policía que me ayude con la campaña de acoso que me están haciendo en la Fábrica de la tele”, ha escrito la periodista, totalmente desesperada.

Todo empieza a raíz de unos comentarios de la reportera, en los que aseguraba que había mantenido una conversación con la hija de Rocío Jurado. Rociito lo niega y ahí empieza todo. Jorge Javier Vázquez y la protagonista del docudrama hacen pinza y arremeten contra todo aquel que esté relacionado con el entorno de Antonio David Vázquez. En este sentido, hace tiempo que hay iniciada una campaña contra él, contra Rocío Flores, contra Olga Moreno y, ahora, contra Marta Riesco.

La Fábrica de Tele ha utilizado el plató de Sálvame y la figura de Jorge Javier Vázquez para desacreditar a la reportera. Aseguran que miente y han conseguido su veto. “O ella o yo”, habría dicho el catalán, en una clara imposición de su poder dentro de la productora y la empresa.

“Me ha dado un ataque muy fuerte de ansiedad. Estoy con antidepresivos desde que empezaron el acoso hacia mi. No hay cuerpo que aguante esto. Desde que di la noticia de la llamada en la que sé que Rocío y Luis Pliego se estaban riendo de mí y preparando un plan con que no sé qué intención, La Fábrica me ha llamado de todo. Han pedido mi despido. Han publicado mi número de teléfono en redes. Me han insultado. Se han metido con defectos físicos. Están maltratándome mediáticamente hasta unos límites insospechados. Solo soy una periodista que ha contado una noticia. Pido protección a la policía”, añadió la reportera, después de dejar claro que necesitaba el apoyo de la Policía.