Gerard Piqué sale de su piso de soltero - FOTO EUROPA PRESS
Gerard Piqué sale de su piso de soltero - FOTO EUROPA PRESS
Comparte

Gerard Piqué, en su momento más convulso. De su separación de Shakira a su incierto futuro profesional

Delicados momentos para Gerard Piqué. A los rumores que rodean su reciente ruptura con Shakira y que le señalan directamente como el ‘responsable’ de la separación por una presunta infidelidad con una joven catalana, se unen ahora las especulaciones sobre su futuro profesional.

Mientras no deja de acaparar titulares por su agitada vida nocturna – diferentes medios de comunicación insisten en que está “desatado” y se gasta grandes cantidades de dinero en restaurantes y discotecas de la ciudad condal, a donde acude casi a diario – su puesto en el Barça pende de un hilo, ya que al parecer el entrenador del conjunto culé, Xavi Hernández, no contaría con él para la próxima temporada.

Su altísimo salario unido a unas lesiones en la pantorrilla que le han impedido disputar muchos de los encuentros de su equipo en los últimos meses habrían hecho que el técnico – íntimo amigo de Piqué – se estuviese planteando prescindir de él después de toda la vida en el Barça, donde es todo un emblema.

Unas informaciones que el entorno de Piqué, al parecer muy molesto, han desmentido, dejando claro que nada hay de cierto en que el defensa vaya a abandonar el equipo este verano.

Mientras tanto el futbolista continúa con su día a día y, después de asistir a una reunión profesional en Valencia – de un negocio que nada tiene que ver con su carrera deportiva – ha regresado a Barcelona, donde le pillábamos a última hora de este lunes entrando en su domicilio de soltero.

Piqué ignoraba nuestras preguntas acerca del delicado momento que está atravesando, cuestionado tanto por su comportamiento con Shakira en la última etapa de su relación – aunque su entorno insiste en que no ha habido infidelidad – como por su trayectoria en el Barça, que pronto podría llegar a su fin. Diferentes informaciones que han pasado factura al futbolista, más serio que nunca.