Los mejores trucos para ahorrar comprando ropa
Los mejores trucos para ahorrar comprando ropa FOTO - Europa Press
Comparte

Cinco trucos para comprar ropa y seguir ahorrando

Los consumidores son cada día más disfrutones, quieren hacer muchos planes, estar en multitud de sitios y seguir las últimas tendencias. Sin embargo, poder hacerlo todo es prácticamente imposible, ya que incurre en muchos gastos y estos no son aptos para todo tipo de bolsillos.

Esto provoca que tengamos que elegir entre unas cosas y otras, pero, si hay algo a lo que no renunciamos, es a los caprichos. Dentro de esos caprichos, se encuentra muchas veces el sector de la moda. Tanto es así que, según el estudio ‘El Sector de la moda’ de EAE Business School, el gasto de los consumidores en ropa y calzado se incrementará un 5,5% en este 2022.

Para poder seguir permitiéndonos esos auto regalos hemos hablado con NU-REVEL, firma de ropa minimalista, y nos recomiendan cinco trucos que ayudarán a seguir comprando ropa y ahorrar al mismo tiempo.

Compra en fechas clave. Que las rebajas solo existen después de Navidad y a mediados de verano es un mito. Los comercios cuentan con promociones a lo largo de todo el año, ya sea la mid-season o fechas clave como son el Black Friday o el Día del Padre. Aprovechar para comprar en esas fechas, es clave para continuar ahorrando.

Compara con la competencia. La industria de la moda crece cada día más. Hay ropa para todo tipo de personas. Estilos más modernos, más clásicos o, incluso, más comprometidos con el medio ambiente. Todo esto, como consumidor, nos da la posibilidad de elegir entre un universo de opciones, por lo que comparar y elegir bien es un truco de ahorro asegurado.

Apuesta por prendas versátiles. Ahorrar no es sinónimo de pagar menos por una prenda. Existe otra manera, apostar por prendas básicas y versátiles a las que se le pueda dar más de uno uso. Por ejemplo, el concepto de la marca NU-REVEL es el “menos es más”, que cuenta con diseños de ropa intercambiables para poder hacer diferentes looks. Firmas como esta te ayudarán a no llenar el armario de muchas prendas parecidas entre ellas.

Las modas nunca pasan. Si algo no te gusta, dale una segunda oportunidad. Comprar y vender ropa de segunda mano se ha convertido en una práctica cada vez más recurrente. Vender aquellas prendas que ya no utilizamos o que todavía llevan la etiqueta incorporada es una forma de recuperar dinero y poder reinvertirlo en nuevos caprichos.

Adminístrate. El truco más importante. Dedicar una partida presupuestaria mensual para la moda, será la única forma que tendrás de llevar el control sobre tus gastos y no excederte en los caprichos. La llegada de la primavera es una de las épocas más tentadoras a la hora de comprar ropa y hay que saber controlarse.