Gloria Camila Ortega - FOTO EUROPA PRESS
Gloria Camila Ortega - FOTO EUROPA PRESS
Comparte

Los Mohedano no se quedan callados y reaccionan a los insultos y las acusaciones

Rocío Carrasco ha encontrado la complicidad de Telecinco para insultar, criticar y menospreciar a su familia. El año pasado se dirigió contra Antonio David Flores y contra sus hijos a través de un docudrama en el que explicaba que había sufrido supuestamente violencia física y psíquica por parte del ex guardia civil. Sin embargo, no aportaba ninguna prueba. Un año después y con millones de espectadores menos, el primer canal de Mediaset emite el segundo docudrama.

En esta ocasión, la hija de Rocío Jurado arremete contra los Mohedano, a los que les acusa de ser los responsables de la infelicidad de su madre. Tampoco aporta pruebas. A lo del documental se le suma la apertura de un museo en Chipiona, gracias al que la hija de la más grande ha recibido un pastizal procedente del Ayuntamiento. La familia Mohedano no quiere permitir que se utilice el nombre de Rocío Jurado con fines económicos.

“Aprovecho para daros las gracias a todos por mantener el recuerdo vivo, por quererla, admirarla, y adorarla tantísimo”, dice Gloria Camila en una publicación de Instagram donde aparece, por primera vez, posando junto a la tumba de su madre. No menciona ningún nombre pero asegura que “luchamos día a día para que tenga la memoria tan grande y activa como era ella, luchamos para que tenga lo que se merece, luchamos por lo que ella querría también, luchamos por que tenga su recuerdo en un Museo en el pueblo donde ella nació, y se refería como lo que era, sus pilares”.

Explica que el objetivo es que “todo el mundo pueda conocerla a través de sus pertenencias, fotos, etc. Para aquellos que no pudieron conocerla, para aquellos que nacieron después y poco a poco la quisieron como si lo hubiesen hecho estando ella en vida, para todos aquellos que viajan desde muy lejos para poder admirarla un poco más, ¡para todos aquellos que la amamos!”

Finalmente acaba con una indirecta hacia todos aquellos que han intentado capitalizar este tema:  “En fin, lamentablemente no somos dioses y sobretodo no tenemos la potestad para hacerlo posible .. nosotros no, pero hay quien si, y aún estamos esperando”.