Pedro Sánchez y Rubiales protagonizan una tensa discusión - FOTO EUROPA PRESS
Pedro Sánchez y Rubiales protagonizan una tensa discusión - FOTO EUROPA PRESS
Comparte

Pedro Sánchez quiere que España organice el Mundial de 2030

El Mundial de 2022 se celebrará en Qatar. Será una cita inédita, pues se celebra en otoño y no en verano, como estamos acostumbrados. Las altas temperaturas de este país han desaconsejado la práctica de deporte en julio, de modo que la temporada se interrumpirá en noviembre, como ocurre en los países africanos cuando se juega la Copa de África. En 2026, el Mundial tendrá lugar en Canadá, Estados Unidos y México.

La sede de 2030 se desconoce, pero España está trabajando para que sea una realidad. En este sentido, vuelven a aparecer audios del digital El Confidencial en los que supuestamente, el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, ‘amenaza’ al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con dejar a España sin cita mundial. El citado medio asegura textualmente que “Rubiales amenazó a Pedro Sánchez con dejar a España sin la organización del Mundial de Fútbol de 2030. También envió mensajes al dirigente para quejarse por la oposición del Gobierno al traslado de la Supercopa a Arabia Saudí”.

Según este medio, “uno de los momentos más tensos ocurrió en noviembre de 2018, cuando Sánchez invitó a Marruecos a unirse a la candidatura de para acoger el Mundial. Pero la RFEF declaró que nadie le había informado”. Según el presidente: “A mí tanto tú como Infantino me propusisteis una idea que yo aplaudí. Salió de esa reunión y se hizo público, no por nuestro lado. Arranco el compromiso oficioso de Portugal y Marruecos y ahora la RFEF dice que no sabe nada. En fin, que me lo expliquen. Haced lo que queráis”.

La conversación subía de tono. “Hola, Luis. Le diré a Guirao (José Guirao, ministro de Deportesque te llame para ir avanzando y luego ya nos vemos nosotros. Necesito saber también si hay garantías por nuestro lado”. Algo que no gustó a Rubiales que estalló contra el presidente del Gobierno: “Gracias presidente, pero no es con Guirao con quien tengo que hablar. Si no puede ser, no te preocupes. Dejamos de lado el Mundial. Un abrazo y mucha suerte”. Algo que se entendió como una amenaza de dejar España sin Mundial.