La Reina Sofía
La Reina Sofía FOTO-Europa Press
Comparte

La Reina Sofía, radiante tras el encuentro secreto de la Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín

Con el Rey Felipe VI todavía aislado por el positivo en Covid-19 que ha vuelto a dar en la prueba PCR que se le ha hecho una semana después de su contagio, la agenda de la Familia Real ha quedado en manos de la Reina Letizia y de la Reina Sofía.

Y si el martes veíamos a la mujer del monarca, ideal con un total look rojo, recibiendo en el Palacio de la Zarzuela a los máximos responsables de las principales cadenas de televisión públicas iberoamericanas, este jueves le ha tocado a la Emérita, a la que hemos visto reaparecer de lo más sonriente tras desvelarse el reencuentro secreto que la Infanta Cristina tuvo con Iñaki Urdangarín el pasado fin de semana en Barcelona.

Un encuentro del que no existen imágenes, en el que también estuvieron presentes dos de los hijos de la expareja, Pablo e Irene Urdangarín, y del que apenas se ha filtrado ningún detalle, aunque cobra especial relevancia porque es la primera vez que Doña Cristina ve al exjugador de balonmano desde que tomaron la decisión de ‘interrumpir su relación matrimonial’ el pasado 24 de enero. Además, no son pocas las voces que apuntan a que Urdangarín estaría luchando por conseguir el perdón de la Infanta y retomar su matrimonio.

Una noticia sobre la que la Reina Sofía, fiel a su discreción, ha preferido no pronunciarse a su llegada al Hotel Rosewood Villa Magna para presidir la reunión extraordinaria del Patronato de la Fundación Renal Íñigo Álvarez de Toledo con motivo de su 40º aniversario. Eso sí, ha llamado la atención su sonrisa, que refleja que la Emérita está mucho más tranquila tras el duro trance que supuso la separación de Doña Cristina después de la publicación de unas imágenes de Iñaki Urdangarín en actitud cómplice con Ainhoa Armentia.

Con la elegancia que la caracteriza, Doña Sofía ha lucido un traje sastre con pantalón negro y americana jaspeada en un favorecedor gris, que ha combinado con una sencilla blusa en blanco adornada por un vistoso colgante dorado. Como complementos, unos discretos botines de tacón ancho, un bolso negro con cadena y, como ya hemos destacado, una sonrisa que ha cautivado a todos los asistentes.