Rocío Carrasco se la lía a Víctor Elías
Rocío Carrasco se la lía a Víctor Elías
Comparte

Rocío Carrasco sigue haciendo amigos

El concierto organizado por Rocío Carrasco y por Fidel Albiac en Madrid el 8 de marzo fue un desastre. El evento no tuvo la repercusión que esperaban y acabaron haciendo el ridículo. Como no tenían bastante, han organizado otro segundo concierto, en este caso el 11 de mayo en Sevilla. También era un homenaje a Rocío Carrasco en el que se exhibía la bandera del feminismo. La primera cita no estuvo exenta de polémica. La segunda, también.

Algunas artistas invitadas se quejaron y amenazaron con no actuar por culpa de una cláusula del contrato en la que se hacía evidente el mínimo porcentaje de dinero destinado a la fundación Ana Bella. Uno de estos músicos, Víctor Elías, se ha pronunciado sobre lo sucedido. Elías es conocido por su papel de ‘Guille’ en los Serrano y por ser el hermano (y novio) de ‘Teté’ (Natalia Sánchez). Ahora es director musical. Ejerció como tal en Madrid, pero no en Sevilla. Lo explica.

“No suelo hacer estas cosas, pero supongo que hay veces que la vida te cansa. Se ha celebrado un bonito homenaje en el que un compañero andaluz, sabiendo que existía una banda con todo hecho y arreglado en Madrid, decidió venderse por un tercio de lo que cuesta. Supongo que este mismo compañero luego se quejará de los precios que nos pagan a los músicos y él mismo se pisa y nos pisa. Por supuesto, al promotor, como si le pones un pendrive, mientras no cueste dinero. Mucha suerte. Si algo me deja tranquilo, es que nunca he tenido que pisar a nadie para poder seguir currando. Espero que duerma bien”, ha explicado.

Según Elías, la organización del concierto ha utilizado sus arreglos musicales para repetir el espectáculo, pero le ha sustituido por un músico más económico. El también actor matizó luego que no había hablado de Rocío Carrasco ni de Fidel Albiac, dejando claro que no había pronunciado su nombre. “No he hecho más polémica, en ningún momento mencioné a Rocío ni a Fidel, no era nada con ellos. Simplemente, como en todas las profesiones, hubo roces entre compañeros y decidí usar las redes sociales, con la libertad que tienen, siempre sin faltar el respeto a nadie, diciendo cómo me sentía”. Todo queda claro.