Con el ozono se pueden eliminar el 99,99% de las partículas y microorganismos que se quedan adheridas en las superficies de las oficinas. Ante la situación provocada por el coronavirus en todo el mundo, las medidas de higiene tienen que ser mucho más estrictas en todos los espacios interiores. Y, más especialmente, en las oficinas, que son espacios usados a diario por gran cantidad de personas. 

Con el objetivo de hacer las oficinas espacios higienizados, la desinfección con ozono se convierte en una alternativa muy económica y eficaz. Se trata, además de un sistema de desinfección avalado por las autoridades sanitarias y por la Organización Mundial de la Salud. El ozono no provoca efectos perjudiciales en la salud humana, y simplemente con una buena ventilación tras cada actuación, se puede usar de nuevo el espacio sin ningún problema. 

El uso del ozono para la desinfección de oficinas está altamente recomendado para:

  • Para desinfectar e higienizar las zonas comunes, que son las más transitadas
  • Para desinfectar los espacios de trabajo individuales y los despachos, así como salas de reuniones
  • Para evitar contagios en caso de que alguno de los empleados esté contagiado
  • Para evitar la proliferación de malos olores en el ambiente

Problemas habituales en las oficinas y eliminación de olores

Uno de los principales problemas en los centros de trabajo y oficinas es que están construidas en edificios modernos, donde el principal problema lo constituye el excesivo hermetismo de las instalaciones. Esto provoca que la ventilación muchas veces solo sea a través del aire acondicionado. Por lo tanto, se puede producir una conducción de aire contaminado por virus y bacterias. 

El ozono, además de ser un potente desinfectante, es un desodorizante. Es decir, es capaz de eliminar cualquier malo olor en los espacios y ambientes interiores. 

Al pasar un alto porcentaje de nuestro día en las oficinas, estas pueden coger malos olores. Lo deseable sería que las oficinas fuesen lugares totalmente seguros e higiénicos, lo que incluye también que no haya olores desagradables que dificulten la estancia en las mismas. 

Los riesgos que puede suponer esta proliferación de malos olores en las oficinas es que se produzcan contagios e infecciones por hongos, bacterias o virus, como la gripe. 

Para lograr espacios libres de olores desagradables, lo mejor es la desinfección mediante ozono.

Ventajas de la desinfección de oficinas con ozono

El ozono es uno de los desinfectantes naturales más poderosos, dado que es capaz de eliminar la mayor parte de los virus, bacterias y microorganismos con una eficacia cercana al 100%

Las actuaciones con ozono se suelen realizar en poco tiempo, dependiendo de las dimensiones totales. Para una oficina de tamaño estándar, en 1 hora se puede tener totalmente desinfectada. 

El ozono es totalmente seguro en su aplicación en la desinfección de oficinas. Solo se necesita ventilar bien después de terminar el tratamiento.

En los casos en los que se necesite una desinfección diaria, se puede realizar sin ningún problema.