Los mejores trucos para conservar las toallas de playa
Los mejores trucos para conservar las toallas de playa
Comparte

Tips para conservar nuestras toallas de playa perfectas todo el verano

Los pequeños detalles marcan la diferencia. Y más cuando se trata de nuestro outfit playero, en el que además de un bañador o un bikini favorecedor, y unas chanclas a la última, la toalla tiene un protagonismo especial y cada vez encontramos en el mercado modelos más ideales y coloridos, perfectos para acaparar todas las miradas durante nuestras vacaciones. Normales o tamaño XL, de algodón o de rizo, estampadas o lisas, en colores ácidos o pastel… Las opciones son casi infinitas, pero si algo tienen en común es que con el paso de los días van perdiendo colorido o esa textura suave que nos seca a la par que nos ‘acaricia’ la piel.

Para evitarlo, y presumir de una toalla como nueva al final del verano, os ofrecemos varios tips sencillos de la mano de la firma ‘Torres Novas’ para mantener siempre bien (sin morir en el intento) el complemento estrella tanto en la playa como en la piscina.

– No guardes la toalla mojada dentro de la bolsa después de llevarla a la playa o piscina. Así evitarás el moho y los malos olores.

– Intenta llevar la toalla aparte para que no se manche con los protectores solares. Como llevar dos bolsas puede resultar incómodo, hazte con un neceser impermeable para transportar tus cremas y que no haya fugas ‘indeseadas’.

– Al lavarlas, no las mezcles con otros tejidos. Es importante que el algodón se lave de forma aislada para mantener las características de las fibras naturales. Lavarlas por separado es una buena costumbre para mantenerlas a punto.

– El programa de la lavadora debe ser por debajo de 40º. El agua más caliente no es un buen aliado para la conservación de la toalla, por lo que la temperatura media es la correcta para conseguir que estén perfectamente limpias sin dañarlas.

– No utilices suavizante ni lejía en el lavado, puesto que aunque eliminen manchas o dejen buen olor, modifican el tejido base y se alteran sus propiedades y pueden echar a perder la toalla.

– Por último, no seques la toalla bajo el sol directo porque se queda muy rígida y seca. Y para guardarlas, hazlo en un armario seco, donde no haya humedad.