Victoria Federica
Victoria Federica FOTO - Europa Press
Comparte

Victoria Federica se relaja, nos cuenta cómo está y responde a la polémica del patinete

Cada vez más cómoda en su faceta de influencer, Victoria de Marichalar ha reaparecido públicamente tras sus recientes vacaciones en Disneyworld, y lo ha hecho por todo lo alto convirtiéndose en la absoluta protagonista de la animada y glamourosa fiesta que Carolina Herrera y la revista Harper’s Bazaar han organizado en la capital para dar la bienvenida al verano.

Sonriente, divertida y cómoda Victoria pasó como una auténtica celebrity por el photocall, posando con cada vez más garbo ante las cámaras. Estilosa a más no poder, la hija de la Infanta Elena combinó un pantalón estilo wide leg de cebra con un cropped top negro con maxilunares en blanco, sandalias de plataforma y bolso de rafia. Complemento imprescindible para asistir a la fiesta, unas gafas de sol con las que se dejó ver de lo más glamourosa.

Sin embargo, fiel a su costumbre, Victoria evitó atender a la prensa, abandonando el photocall sin decir una palabra y cambiando su sonrisa por un gesto serio y visiblemente incómodo por la expectación mediática que despierta cada uno de sus movimientos.

Eso sí, tras varias horas en la fiesta, la sobrina de Felipe VI se relajó y, más amable y sonriente que nunca, nos ‘atendió’ antes de poner rumbo a su casa, evitando hablar de su ruptura con Jorge Bárcenas pero confesando que está “genial” en esta nueva etapa de su vida en la que está disfrutando como nunca de la soltería.

“Estoy muy bien y he bailado mucho” ha asegurado entre risas, reconociendo con un “pufff” y una carcajada que no le gustan demasiado los micrófonos y que está algo saturada de la presión mediática que ha tenido en las últimas semanas.

Feliz, Victoria ha declinado contarnos cuales son sus planes para este verano y entre “gracias” y “gracias” ha roto su silencio tras ser pillada circulando en patinete con una amiga, sin casco y grabando el momento con su teléfono, varias infracciones de la Ley de Seguridad Vial que podrían costarle 300 euros de sanción: “No voy a decir nada gracias” ha afirmado, evitando pronunciarse sobre la polémica.