El Rey Felipe VI ve a su padre - FOTO EUROPA PRESS
El Rey Felipe VI ve a su padre - FOTO EUROPA PRESS 24 horas después de reencontrarse con Don Juan Carlos tras dos años distanciados y mantener una larga reunión privada en la que aprovecharon para hablar de "cuestiones familiares" y de los "distintos acontecimientos y sus consecuencias en la sociedad española desde que el padre del Rey decidió trasladarse a Abu Dabi el 3 de agosto de 2020" - como señaló Casa Real en el comunicado que hizo público acerca del regreso del Emérito al Palacio de la Zarzuela - el Rey Felipe ha retomado su agenda oficial. POLITICA EUROPA ESPAÑA SOCIEDAD JAVIER VÁZQUEZ / EUROPA PRESS
Comparte

El vídeo se hace viral

24 horas después de reencontrarse con Don Juan Carlos tras dos años distanciados y mantener una larga reunión privada en la que aprovecharon para hablar de “cuestiones familiares” y de los “distintos acontecimientos y sus consecuencias en la sociedad española desde que el padre del Rey decidió trasladarse a Abu Dabi el 3 de agosto de 2020” – como señaló Casa Real en el comunicado que hizo público acerca del regreso del Emérito al Palacio de la Zarzuela – el Rey Felipe ha retomado su agenda oficial.

Y lo ha hecho, casualidades de la vida, en Vigo, ciudad en la que aterrizó su padre el pasado jueves – para poner desde allí rumbo a Sanxenxo – y donde este martes el Rey ha presidido varios actos: la inauguración de la nueva Ciudad de la Justicia, una audiencia a los Presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia y la inauguración de la VIII edición de ‘Navalia’, Feria Internacional de la Industria Naval.

Unos compromisos en los que hemos visto a Don Felipe de lo más sonriente y relajado y en los que, al igual que pasó con Don Juan Carlos hace unos días, ha recibido el calor y el cariño del pueblo, agolpado a las puertas de la Ciudad de la Justicia viguesa para ver de cerca al monarca.

Tales han sido los aplausos y los vítores de ‘Viva el Rey’, ‘Viva Felipe‘ y ‘Viva España’ por parte de decenas de personas, que su Majestad no ha dudado en saltarse el protocolo para agradecer, en un gesto espontáneo, las muestras de cariño y admiración de los vigueses.